19 de octubre de 2020

El empresario que acabó siendo estudiado en Harvard.

El empresario que acabó siendo estudiado en Harvard.

Juan Roig, presidente de Mercadona, presidente de honor de EDEM y mecenas de Marina de Empresas.

Se presenta como un economista con vocación de tendero. Una definición humilde para una persona que ha convertido Mercadona, supermercado que contaba con 8 tiendas cuando lo empezó a dirigir, en un caso de éxito que es objeto de estudio en las aulas de Harvard y del que actualmente depende el 2% del PIB de España.

Juan Roig nació en Valencia en 1949, dentro de una familia empresaria, un detalle que no se puede obviar y que le marcó desde muy joven. 

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad de Valencia, donde se licenció en 1973. “Nunca fui muy estudioso”, ha declarado. Su trayectoria no corrobora esta afirmación. Ahora, es Doctor Honoris Causa por la Universitat Politècnica de València, primer empresario que obtiene dicho reconocimiento en la institución.

Casado con Hortensia Herrero y con cuatro hijas (Juana, Amparo, Carolina y Hortensia, presidenta de EDEM), es un convencido del papel revolucionario de la iniciativa empresarial para la prosperidad de las sociedades. 

 

Ello le ha llevado a defender en distintos foros la importancia de la figura del empresario.

Más allá de Mercadona, la actividad de Juan Roig se multiplica: es impulsor de Marina de Empresas (ecosistema emprendedor formado por la universidad y escuela de negocios EDEM, la aceleradora Lanzadera y la sociedad de inversión Angels), mecenas del Valencia Basket Club y presidente de la Fundación Trinidad Alfonso, desde donde apoya distintas iniciativas de mecenazgo deportivo.

El éxito no se consigue de la nada. Detrás hay varias decisiones clave, muchas de ellas arriesgadas. Vamos a repasar algunas de las que asumió Juan Roig.

«Esta idea es un reto tan ambicioso como ilusionante».

Juan Roig, mecenas de Marina de Empresas

El reto de levantar una empresa.

Juan Roig se lanzó a la piscina en 1981. Tenía 32 años cuando compró a su padre Mercadona (fundada en 1977) junto a su esposa, Hortensia Herrero, y a sus hermanos Fernando Roig, Amparo Roig y Trinidad Roig. Asumió la dirección de la compañía, la cual inició así su actividad de forma independiente al grupo Empresas Roig.

Eran ocho tiendas y, sobre todo, una hoja en blanco por escribir.

¿Cómo hacer crecer a la empresa ante una fuerte competencia y márgenes estrechos? La fórmula de Juan Roig no fue original, pero pocos han conseguido aplicarla correctamente: con trabajo duro (cultura del esfuerzo), innovando y rectificando en lo que no funciona para aportar valor al cliente.

Por ejemplo, en 1982 se convirtió en la primera empresa de España en utilizar el escáner para la lectura del código de barras en los puntos de venta.

Fin de las ofertas y las promociones.

En 1990, Juan Roig y su esposa adquirieron la mayoría del capital en la empresa. Poco después dio un giro de 180 grados a la compañía, en un momento en el que había una dura pugna entre las empresas del sector por ofrecer más y más descuentos. 

Así, en 1993 implantó la política Siempre Precios Bajos (SPB), germen del Modelo de Calidad Total. ¿Qué supuso SPB para Mercadona? Nada más, y nada menos, que dejar de hacer ofertas, promociones y campañas de publicidad. 

 

Frente a una estrategia común entre el resto de la competencia, Mercadona aplicó su propia hoja de ruta: garantizó un mínimo precio unitario de los productos, asegurando siempre la mejor relación calidad-precio, independientemente de la hora o del día de la semana.

SPB fue una decisión tomada pensando por completo en El Jefe (como se llama en Mercadona al cliente). Había que ofrecerle, ante todo, calidad al menor precio posible. A todas horas, de una manera estable, sin complicarle la vida y con toda la transparencia posible. Y El Jefe respondió con fidelidad.

La importancia de tener un modelo.

En varias ocasiones, Juan Roig ha asegurado que buena parte del éxito de Mercadona proviene de la implantación del Modelo de Calidad Total. Se inspiró en el modelo de la compañía japonesa Toyota, el cual destaca por el orden estricto de los procesos en cadenas de montaje de sus plantas automovilísticas, donde todo funciona como un reloj.

El Modelo de Calidad Total es sencillo y de sentido común, ya que consiste en satisfacer a los cinco componentes de la empresa: El Jefe, El Trabajador, El Proveedor, La Sociedad y El Capital. 

“Lo difícil es saber aplicarlo y no salirse de él día a día”, asegura Juan Roig. Y ese es el secreto: todas las tiendas aplican el modelo por igual, independientemente de donde se encuentren.

 

Todos los empleados fijos.

A principios de los 90, cuando la contratación temporal era una fórmula generalizada en el mercado laboral español, Juan Roig decidió tomar la senda contraria: en 1999 finalizó el proceso iniciado años atrás para convertir en fijos a todos los miembros de la plantilla de Mercadona. 

Juan Roig aplicó así con los trabajadores la premisa de que, para pedir y exigir, primero hay que dar. 

Esta política ha continuado implementada a lo largo del tiempo hasta llegar a la actualidad, alcanzando a los más de 90.000 empleados de España y Portugal, todos ellos con contrato fijo, lo que muestra lo acertado de la decisión adoptada entonces. 

 

Emprendimiento y riesgo van de la mano.

Si algo identifica al emprendimiento es el riesgo. Según asegura: “El pez que sobrevive no es el más grande, es el más ágil”.

Con ese objetivo creó Marina de Empresas: para ayudar a los emprendedores, a través de la formación, la aceleración y de la inversión, a ser ágiles en un muchas veces implacable mercado. A acompañarles para que puedan cumplir su sueño haciendo crecer sus empresas.

Marina de Empresas es el lugar donde él hubiera deseado recibir ayuda cuando comenzó su aventura empresarial, y esa fue la razón que le llevó a ponerla en marcha. Es el resultado de su firme convicción de que la creación de más y mejores empresas tienen como resultado un mayor bienestar en la sociedad. 

Además de impulsor de la iniciativa, única en España, su implicación personal es máxima. Imparte clases a alumnos universitarios y a ejecutivos en EDEM y realiza sesiones formativas con los emprendedores de Lanzadera, donde explica sus aciertos y errores. “Si el éxito es compartido, se llega más lejos y sabe mejor”, resalta en varias ocasiones.

Los resultados ya son visibles. Son más de 2.500 los alumnos que pasan todos los años por EDEM y más de 500 las empresas que han recibido apoyo de Lanzadera para crecer, consiguiendo generar más de 2.250 puestos de trabajo.

Su carácter emprendedor ya ha recibido numerosos reconocimientos: el Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial, la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana, la Gran Cruz de la Orden de Jaume I el Conqueridor o la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo son una muestra.

Igualmente, es el primer empresario español en formar parte de la Academy of Distinguished Entrepreneurs de Babson College (Boston, EEUU), principal universidad especializada en emprendimiento del mundo.

El éxito pasado no asegura el éxito futuro.

Así lo cree y así actúa en consecuencia. Y lo hace con hechos: Mercadona tiene en marcha un ambicioso plan de inversión de 10.000 millones de euros hasta 2023 en el que la digitalización cuenta con un papel clave; mientras que en Lanzadera ha multiplicado su apuesta por el emprendimiento hasta los 10 millones para los próximos años.

Un espíritu empresarial que no solo exporta a Mercadona y Marina de Empresas, sino que lo hace a toda la sociedad española implicándose en organizaciones como la Asociación Valenciana de Empresarios, el Instituto de la Empresa Familiar, la Fundación Premios Rei Jaume I en la que ha sido impulsor del premio al Emprendedor o AECOC, entre otras.  

Juan Roig defiende la curiosidad y predisposición para cuestionárselo todo y tomar decisiones, aunque éstas sean arriesgadas. Como dice en valenciano: entre fer i no fer, fer (“entre hacer y no hacer, hacer”). Ser ágil ante el cambio continuo. Trabajar duro. Ir a contracorriente. Arriesgar.

Llevándolo a términos baloncestísticos, deporte que le apasiona, aplicar la cultura del esfuerzo como si todos los días tuvieras que lanzar un triple sobre la bocina para ganar el partido.

Todos ellos son ingredientes que han ayudado a conseguir que Mercadona pase de contar con 8 tiendas a tener más de 1.600 entre España y Portugal y a que ese economista con vocación de tendero se haya situado como una de las voces más relevantes, admiradas y respetadas en España.

¿Te ha gustado esta historia?

Marina es el lugar de los amantes del riesgo, del camino con curvas, de su sexto sentido y del «don’t stop me now».

Suscríbete si quieres conocer más historias risky.

Informarte que al dejarnos tu email estás consintiendo expresamente a que Lanzadera te envíe correos con información sobre Marina de Empresas, y las personas, iniciativas y eventos que la conforman. Puedes ejercitar tus derechos como usuario a través de info@lanzadera.es. Si consideras que Lanzadera ha vulnerado tus derechos o no ha satisfecho tu ejercicio de derechos puedes reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Para más información accede a nuestra Política de privacidad.

OTRAS HISTORIAS

Risky People